Bioconstrucción es Integrar
Salud
Ecológica
Construcción para la vida

¿Que es la bioconstrucción?

La Bioconstrucción es el sistema de construcción mediante técnicas que no deterioran el medio ambiente, integrando así al ser humano en su entorno. Se trata, pues, de algo más que Bioclimática o Ecología: es diseñar y construir no sólo con respeto a la Naturaleza (sus fuerzas, sus materiales, etc.) es tener consciencia de la salud de las personas que van a desarrollar su vida en esas viviendas. Se trata, también, de algo más que instalaciones solares o renovables o de una gestión natural del agua, pues engloba toda una serie de enseñanzas que permite al hombre ocupar y habitar un espacio dentro de una construcción y estar en consonancia con el propio entorno y con los seres que la van a ocupar: Bio (Vida)-Construcción no es más que Construcción para la Vida.

Elección de materiales

La elección de los materiales debe realizarse teniendo en cuenta que sean productos no contaminantes y renovables, que no contaminen ni al fabricarlos, ni al usuario de la vivienda y que su producción y transporte no conlleve grandes costes sociales, ambientales o energéticos.

Los materiales que se utilizan garantizan la protección y aislamiento de las agresiones externas, ya que son materiales con propiedades térmicas que ayudan a que el confort climático interior sea constante y agradable en todas las épocas del año.

Los materiales han de ser transpirables, que no cierren herméticamente las superficies tratadas, materiales libres de contaminantes y sustancias tóxicas y libres de carga electrostática. Si ponemos como ejemplo la piel de una persona que se pone un chubasquero, digamos que ésta no transpira. Con la vivienda pasa la mismo, la vivienda tiene que ser como nuestra segunda piel, la vivienda tiene que transpirar para que no tenga condensación y el aire sea puro y sano (nada de cementos negros, pinturas plásticas, etc.).

A la hora de comenzar un proyecto de vivienda bioclimática hay que tener en cuenta una serie de condiciones tanto ambientales como arquitectónicas para que la vivienda se encuentre en consonancia con el medio que lo rodea.

En primer lugar debemos hacer un estudio para conseguir la mejor integración arquitectónica de la vivienda en el entorno deseado, aplicando medidas de ahorro y eficiencia energética en el diseño de los edificios.

Por otro lado, integrar los sistemas de energía solar en los edificios así como desarrollo de medidas que conduzcan a una gestión del agua sostenible y eficaz, es decir, que sea autosuficiente.

La mala ubicación de la vivienda o la mala elección de los materiales puede causarnos alteraciones en la salud derivados de los materiales de construcción según su toxicidad, su huella ecológica y su vida útil y de los campos electromagnéticos tanto naturales como los generados por las instalaciones eléctricas, dentro y fuera de un edificio.